La nueva realidad de los liceos técnicos profesionales de Buin y Paine

Trabajo en equipo, contención emocional, y nuevas formas de comunicación con sus estudiantes son algunos de los desafíos que han enfrentado durante este tiempo.

Una enriquecedora instancia se vivió el pasado 18 de junio con los 6 directores de los liceos técnico profesionales de Buin y Paine.

Liceo Bicentenario Técnico Profesional de Buin, Los Guindos, Cardenal Caro, Gregorio Morales Miranda y Liceo Bicentenario Enrique Bernstein de Paine, fueron los encargados de contar su experiencia en los más de 100 días de pandemia, y como les ha afectado en el ámbito educativo.

En palabras de sus directores, han debido re organizar sus equipos educativos y sus prioridades. Si bien es muy importante el ámbito educativo, muchas familias de sus estudiantes se han visto afectados por el virus y la cesantía, por lo que han realizado varias campañas para ir en ayuda de las familias que más lo necesitan, pues la prioridad hoy es apoyar con alimentación y dar tranquilidad a los estudiantes, docentes y sus familias.

En general comentan lo necesario que ha sido la contención emocional, tanto para los docentes como para los estudiantes y sus familias. Es por ello que han generado diversas instancias, como reuniones virtuales de apoderados, consejos de curso de los estudiantes y mayor apoyo para los profesores jefes de cada curso, para conversar a cerca de sus dudas e incertidumbre y así superar juntos esta pandemia.

Si bien, para todos han sido momentos difíciles, pareciera que los más afectados serán los estudiantes técnicos, ya que todas las asignaturas prácticas y el acercamiento al mundo laboral que solían tener con su especialidad, este año no las han podido cumplir, siendo esta una de las principales preocupaciones de los equipos educativos y sus familias. Por su parte, CEM afirma el apoyo con los estudiantes TP de la zona del Maipo, para que, al terminar esta emergencia, colaborar con las herramientas de empleabilidad siendo un puente entre los liceos y el sector productivo para generar un desarrollo sostenible de estos nuevos técnicos para la zona del Maipo.

Finalmente, afirman que más que un año perdido, este será uno de grandes aprendizajes y valoración por la vida. Una nueva forma de plantearse los objetivos y desarrollo de sus liceos, con el propósito de apoyar en todos los ámbitos a los estudiantes y familias.

Fuente: CEM